19 de setembre de 2007

Eça de Queirós

Póvoa de Varzim, 1845 – París, 1900



Estudió leyes en la Universidad de Coimbra. A los veintiún años comenzó a publicar sus primeros trabajos en los que abordó el periodismo y las ficciones de estilo romántico. En compañía del conde de Resende, a cuya hija desposaría años más tarde, asistió a la inauguración del Canal de Suez. Durante el transcurso de ese viaje, breve en el tiempo pero vasto en la evocación, recorrió El Cairo, donde conoció a Théophile Gautier, Palestina y la Alta Siria. Ofició de cónsul en La Habana, en Newcastle, en Bristol y en París. Su literatura pasó gradualmente de la influencia de Poe y Hoffmann a la de Zola y Flaubert. El crimen del padre Amaro (1875), El primo Basilio (1878) y El Mandarín (1880) son algunas de las obras en las que ensayó la crítica social y el realismo a través de una delicada imaginación. La ironía y la caricatura, sin desmedro de la fábula, sirvieron a sus propósitos morales. Amó a su patria hasta en el desencanto. Formó parte de un grupo que se autodenominaba Os Vencidos da Vida. José Maria Eça de Queirós fue un estilista y uno de los más lúcidos prosistas de su siglo.

Títulos publicados:
El Mandarín

0 comentarios: